Lavado, mantenimiento y conservación

raidlight_cleaning_advices

Los productos RaidLight están concebidos y fabricados para la práctica del trail running, desde el más recreacional al más intenso. Son productos ligeros, funcionales y que no requieren un especial cuidado ni mantenimiento, pero queremos darte unos breves consejos para que te dure más y evites gastar innecesariamente tu dinero en renovarlo. El incumplimiento de estas directrices anula la garantía del producto, verás que es sencillo y con un poco de cuidado estamos seguros de que nuestros productos te durarán años. Aceptamos sugerencias, trucos y mejoras, este texto se irá actualizando a medida que nos ayudes a elaborarlo o aprendamos de nuestros usuarios. Cuida tu material y disfrútalo mucho tiempo.



 

Textil

raidlight_cleaning_advices

Por olores, siempre deja secar la prenda antes de echarla a lavar, la humedad del sudor y de los ambientes cerrados hacen que proliferen las bacterias, así que deja airear hasta su secado total, y si no lo puedes hacerlo en el momento, hazlo en cuanto sea posible.

Siempre consulta la etiqueta de tu producto, de una forma genérica se pueden lavar en lavadora, a 30 ºC, con detergente líquido (el detergente en polvo puede quedarse en los poros de las prendas y afectar a la transpirabilidad), lavar del revés para conservar gráficos, serigrafías y partes reflectantes, sin suavizante y nunca planchar.

Existen detergentes especiales para tejidos sintéticos, para evitar transferencias de olores y colores, mejor pon lavadoras de ropa con similares tejidos y usando, si lo deseas, estos detergentes.

Si la prenda tiene barro, mejor lavar a mano primero para quitarlo, si no podría quedar entre el propio textil o pasarlo a otras prendas.

Si la prenda tiene cremalleras, siempre lava con ellas cerradas.

Si tienen silbato o TubeClip® amovible, quítalo para que no se enganche con el tambor de la lavadora.

En el caso de las camisetas y pantalones-malla Ultralight, lávalos en bolsa de rejilla, no porque sea débil en sí, sino porque partes duras de otras prendas pueden hacer daño a la prenda.

No utilices secadoras, no centrifugues demasiado rápido, no seques al sol, puede ser al aire pero siempre a la sombra: los rayos ultravioleta pueden dañar los textiles. Tampoco seques en fuentes de calor intensas, podrías quemar el tejido o dañarlo sin que sea perceptible a simple vista.

Si la prenda tiene relleno (plumas, relleno sintético), pasa un trapo húmero por el interior, pero si lavas, que sea con un centrifugado suave y desapelmaza cuando esté seca y reparte el relleno de nuevo por la prenda para que no queden zonas sin él que puedan crear puentes térmicos.



Terceras capas

raidlight_cleaning_advices

Las chaquetas impermeables (y pantalones, manoplas, gorras) requieren un cuidado algo diferente dado que las membranas son un tipo de textil especial.

Siempre deja secar completamente antes de almacenar, las chaquetas cogen muy poco olor si están secas, y así evitarás lavarlas más.

Este tipo de prendas precisan de un lavado periódico, al menos cada diez usos dado que el sudor -las sales de éste, más bien- bloquean los poros y reducen la transpirabilidad, clave en estos productos.

Tampoco es conveniente un lavado excesivo, con el uso, los lavados y el rozamiento van perdiendo propiedades progresivamente, cuanto menos se laven mejor, pero recuerda lo dicho anteriormente, hay que hacerlo o verás mermadas sus capacidades.

Puedes lavarlas a mano, con agua fría o templada, con un detergente suave y líquido, sin lejía, sin suavizante (bloquea los poros). También puedes hacerlo en lavadora, con esta llena, siempre en bolsa de rejilla y con la cremallera cerrada.

La membrana MP+® no necesita de la aplicación de deperlante, puedes hacerlo pero dependiendo de marca y modelo del líquido puede no cogerlo especialmente bien y que resulte inútil.

En contadas ocasiones puede plancharse, siempre por el lado exterior, a no más de 60 ºC, sin pasar por serigrafías porque te las puedes cargar, con un trapo de algodón por debajo y aplicando la plancha poco tiempo. Revive el deperlante natural de la chaqueta pero hazlo con sumo cuidado.

No usar secadora, secar haciéndolo con la prenda extendida, no al sol, mejor al aire y nunca sobre fuentes calientes, puedes dañarla y no apreciarlo a simple vista.



Gorras

Las gorras, aparte de lo dicho en el apartado Textil, requieren un par de cuidados especiales.

Por ser una prenda cerrada, por estar en contacto con la cabeza que puede oler y sudar mucho, lo más fácil es darles un agua tras cada uso, pero tras cada dos o tres es conveniente lavarlas por olor, en ocasiones si no se hace así puede quedarse un olor que ya no consigues eliminar pero si se lava periódicamente esto no tiene que ocurrir.

Si lavas a máquina siempre hazlo en bolsa de rejilla porque la visera tiene bordes duros que pueden aprisionar el textil que recubre la visera con el tambor y no es difícil que se pudiera romper con algo de mala suerte.

Las gorras impermeables tienen que aplicarse los cuidados de las gorras -y textiles- y de las comentadas en la sección Terceras capas.



Calcetines

Aparte de lo comentado en Textil, te damos algún consejo adicional, como que los calcetines deben dejarse extendidos y que estén completamente seco antes de echar a lavar.

Si al ponértelo detectas un pequeño agujero, no lo uses, con una puntada a tiempo podrás seguir usándolo mucho más, pero si sigues usándolo previsiblemente abrirás un gran agujero que aunque cosas será más débil -y quizá molesto- que uno pequeño.

Especialmente los de cinco dedos -pero no sólo en estos- se deben lavar bien extendidos y no hechos una bola, si no a duras penas sale el polvo o barro de ellos.

Para evitar desemparejar, lávalos en una bolsa de rejilla amplia.

Si alguna unidad queda ya inservible, guarda el otro, con un poco de suerte pasado un tiempo se te romperá el contrario de otro par y podrás seguir usando un par juntando dos desemparejados, reusar es mejor para el medio natural y para tu bolsillo.



Mochilas y riñoneras

raidlight_cleaning_advices

Las mochilas, portabidones, riñoneras y cinturones son productos a medio camino entre textil y material “duro”, requieren poco mantenimiento o cuidado, pero si quieres que te dure tiempo, debes hacerlo.

Tienen que ser lavados periódicamente, no tanto como una camiseta, pero tampoco son de guardar y olvidarse. Especialmente al final de temporada cuando no la vas a utilizar durante semanas, pero no en exclusiva, lava con frecuencia, con agua templada, con un detergente líquido suave o específico para textiles sintéticos, aclarando totalmente, con un cepillo suave para eliminar completamente las sales del sudor y dejando secar al aire si es posible, a la sombra, sin secadora y lejos de fuentes intensas de calor.

Por supuesto, nada de lejías, amoníacos, plancha o suavizantes.

Para almacenar nunca la dejes cargada, con cierres con tensión, con bidones colocados, etc., es decir, sin nada, libre de tensiones, “relajadita”.

No recomendamos lavarlas en lavadora, pero si lo haces es bajo tu responsabilidad y con cuidado. Te damos algunas recomendaciones: siempre en bolsa de rejilla porque son susceptibles de engancharse en cualquier lado; con cremalleras y cierres cerrados; sin nada dentro ni en bolsillos; con un centrifugado a media velocidad.

Revisa periódicamente costuras, cierres y zonas de tensión. Especialmente -pero no en exclusiva- las mochilas grandes puedes soportar grandes esfuerzos, de miles de pequeños saltos con un considerable peso, si descubres un pequeño roto o un hilo que se ha ido, deja de utilizarla inmediatamente y hazle una reparación, unas puntadas suelen ser suficientes, alargarás su vida útil, tu mochila lo merece, tu bolsillo también y no estamos para generar más residuos.



Sistemas de hidratación

raidlight_cleaning_advices

Sea el tipo que sea los sistemas de hidratación tienen que lavarse con frecuencia estar secos cuando no se utilizan porque así evitarás la proliferación de vida bacteriana, olores y sabores.

Cuando llegues de usar tu sistema, vacíalo al completo, sopla por tubos y boquillas y déjalo desmontado, abierto y al aire. Especialmente las bolsas de hidratación tienden a acumular agua en el tubo, así que debes soplar más de una vez y sólo guardar cuando esté completamente seco.

Si has utilizado bebidas energéticas, sales o carbohidratos, limpia con agua abundante antes de secar, evitarás que queden sabores.

Especialmente las bolsas, que tienden a coger sabores, pueden guardarse en el congelador para evitar las bacterias, cuidado con su manipulación después, resisten temperaturas de congelador, pero algún plástico o junta puede quedar quebradizo.

Nunca dejes el sistema de hidratación en bolsillos que sometan éstos a tensión, puedes almacenar aparte.

Antes de usar comprueba que el sistema cierra y sella bien, no es agradable darte cuenta cuando vas mojándote que pierde por algún sitio y ya no tienes alternativa posible.

Por el tiempo, el roce, el sol y demás pueden perderse las serigrafías, entra dentro de lo normal, los materiales con los que se hacen los sistemas de hidratación evitan que cualquier cosa (bacterias) se pegue y las serigrafías no suelen durar demasiado por ello.



Bastones

raidlight_cleaning_advices

Los bastones son piezas mecánicas que reciben un duro trato corriendo o andando, a pesar de la sencillez de sus mecanismos requieren un pequeño mantenimiento y cierto cuidado en su uso para alargar su vida útil.

Un bastón es una ayuda en el desplazamiento, todo material tiene un límite de resistencia y todo es susceptible de romperse incluso ante fuerzas que creamos que no han sido excesivas, pero el ángulo en el que este se aplique, la torsión, la flexión o que tenga un poco de palanca puede ser factores que coadyuven a la rotura del mismo. Sé honesto cuando nos contactes en posventa, raras veces es culpa de un bastón defectuoso, diseñamos nuestros bastones con unas resistencias específicas, si se superan, se rompen, como todo en esta vida, no son delicados y no tenemos ningún interés en que renueves tus bastones porque se te hayan roto los anteriores.

La empuñadura y la dragonera se pueden limpiar con agua y un jabón suave, nada más.

Las partes que rozan de los tramos -en los telescópicos todo el tramo que entra, en los plegables los extremos- requieren un limpiado periódico -trapo húmedo- porque puede bloquear el sistema aparte de rayar los tramos envejeciéndolos a la vista. Dejar siempre limpios estos puntos de rozamiento y no dejar para otro día porque pueden “soldarse” pasado un tiempo con la humedad.

En el caso de los bastones telescópicos si la suciedad, la arena o el barro es importante quizá requieran un completo desmontado, hazlo y todo irá mucho mejor.

Los cierres requieren, aparte de limpieza, un engrasado periódico en levas y botones, una poco grasa, que no quede demasiada para que no manche ni atraiga suciedad, y ya lo puedes guardar hasta el siguiente uso.

Las puntas tienen una mala vida, se golpean, rozan y son, hasta cierto punto, “consumibles”. Muchas tiendas de montaña tienen puntas de repuesto, se cambian con relativa facilidad -al baño maría, el plástico de la punta se calienta un poco y queda maleable, al enfriar queda ajustada por la contracción de la propia temperatura- y sigues usando tu bastón más tiempo. Si no las encuentras en tu tienda local, contacta con nosotros, intentamos tener repuesto pero no siempre ocurre.

Hacemos lo posible por tener repuestos, si has roto un tramo y tenemos existencias, te lo venderemos, si no, un bastón suelto. Contáctanos si te ocurre.



Zapatillas

raidlight_cleaning_advices

Hay que lavarlas. La parte superior, los ‘upper’, sufren mucho si no se lavan, sudor, polvo y barro acortan su vida útil, lávalas periódicamente.

Lo mejor es lavarlas a mano, en un barreño o pila, primero dejándolas en agua un rato, con un detergente suave y aplicando un cepillo con cerdas no demasiado duras. Si has ido por mucho barro, lava a conciencia también el interior, especialmente el talón porque es susceptible de romperse por rozamiento cuando tiene restos de barro.

No aplicar lejía, suavizante ni nada raro. Ante la duda no eches nada al agua. No hace falta decir que no se deben planchar, ¿no?

Seca a la sombra, a ser posible al aire, con la plantilla quitada porque si se alarga el secado es un lugar perfecto para que se acumule humedad, bacterias y olor. No uses secadora. No las dejes cerca de fuentes de calor intensas, puede dañar ‘upper’, descomponer mediasuela o afectar a adhesivos.

En ocasiones puede despegarse un poco la suela o la puntera, si lo detectas a tiempos puedes arreglarlas con facilidad con un buen adhesivo flexible (no Super Glue) y que te duren mucho más.

No recomendamos lavarlas en lavadora, pero si lo haces es bajo tu responsabilidad y con cuidado. Te damos algunas recomendaciones: siempre en bolsa de rejilla, bien cerrada, que no se salgan cordones y con las plantillas quitadas; no laves con ropa o mochilas, sólo zapatillas; no centrifugues rápido; la lavadora debe de estar llena, uno o dos pares pueden golpear con violencia el tambor o dañarse ellas o dañar la lavadora; con detergente líquido suave y sin suavizante.



loading